Áreas de descanso (I): Una instantánea perfecta

Siempre que viajo suelo elegir el coche cómo medio de transporte debido a la sensación de libertad que me concede. Vivir un país a mi aire, controlar el tiempo y parar a degustar cada lugar que me apetezca.

Después de unas horas al volante es necesario hacer una parada de vez en cuando y que mejor lugar para hacerlo que las áreas de descanso.

Aterriza el avión, respiras profundamente la esencia de ese lugar y la guardas en tu recuerdo, seguidamente recoges las maletas, te diriges al centro de alquiler de coches, entregas tu reserva y cargas los trastos en tu coche “nuevo”. Pasas unos minutos familiarizándote con el vehículo, y pones rumbo hacía algún lugar qué siempre has querido coleccionar. En ese transcurso hasta tu destino observas todo a tu alrededor, lleno de nuevas imágenes que ansías perpetuar en algún lugar de tu cerebro. Entonces llega el momento, siempre llega tarde, ya que si por ti hubiera sido hubieras parado a los 2 minutos de ponerte en marcha.

Ves un área de descanso y haces la primera foto, la primera de las muchas que acabarás haciendo en estos lugares, en los que muchas veces pararás más por gusto que por necesidad.

Estos son algunos de los caprichos que yo me he encontrado en estos lugares, tan transitados y que tan buenos recuerdos me traen.

IMG_1666

En un lugár del Pirineo Catalán

IMG_2170

En el Pirineo Francés

IMG_1207

Un descanso en Noruega

IMG_1815

Relax en Noruega

IMG_3714

Más de Noruega

IMG_0280

Una parada en Islandia

219158_4559731992805_1818807656_o

Islandia… Mágica

Cómo una vez dijo un chino muy viejo y listo: “Un buen viajero no tiene planes fijos ni la intención de llegar”.

Así que parad y disfrutad de los momentos que os da la vida al borde mismo de vuestro camino.

Anuncios