Otoño: La época de las setas

El otoño es el momento perfecto para la reflexión, para leerse libros bajo la calidez de una buena lámpara, de tomar un café en algún lugar plácido mientras observamos la lluvia o cómo no, para empezar nuevos propósitos en el nuevo curso del año. Observando la estación del otoño con detenimiento, podemos contemplar todo lo que nos ofrece este periodo. Es cuando están presentes una gran selección de tonalidades cálidas en la naturaleza. Sus amplias y variadas gamas de colores ocres la convierten en una delicia visual. Muchas personas la encuentran triste o deprimente, consideran al otoño una época lluviosa y aburrida, en la que anochece antes, la temperatura ha menguado donde antes había sol y playa ahora hay frío, oscuridad y hojas cayendo. Y también sin duda alguna, son especiales esos paseos por el campo, en busca de todo tipo de setas con la cesta de mimbre bajo el brazo, en un día gris, pero eso sí, confortable y feliz.

En Piazza Gelato queremos hacerle un pequeño homenaje a algo tan otoñal como es la recolección de setas y boletos.

Antes de todo, debemos de prestar atención a los aspectos técnicos básicos para esta actividad, teniendo en cuenta, que cuando los hongos y las setas presentan colores más llamativos, pueden estar indicándonos que son tóxicas o venenosas. La recolecta siempre ha de hacerse bajo la supervisión y consejos de gente experta y que tengan mucha experiencia en estas prácticas campestres.
Su temporada de recolección va desde finales de agosto hasta mediados de noviembre, que es cuando llegan las primeras heladas. Para que haya una época prolífica para su recolección, debe de haber llovido de forma abundante durante el periodo veraniego.

Su producto estrella es el rebollón o níscalo, guíscano, esne gorri entre otros muchos nombres que tiene según la zona geográfica donde se recolecte. Su color es un marrón rojizo, anaranjado. El rebollón se encuentra de forma frecuente en zonas donde haya pinares, ya que realiza una simbiosis con los árboles de este tipo llamada micorriza. Mediante este proceso el níscalo absorbe los nutrientes necesarios para subsistir. Para arrancarlo de la tierra basta con utilizar una navaja que no dañe el pie del hongo ni la zona donde se halle, aunque también es posible adquirir herramientas más precisas que facilitan la práctica y no destrozan el entorno natural donde se encuentran. A la hora de cocinarlo se pueden emplear en cualquier guiso, pero también fritos con ajitos y aceite o simplemente a la plancha, para disfrutar únicamente de todo su sabor dulzón.

Además del rebollón, podemos encontrar otros muchos hongos comestibles como es el caso del champiñón silvestre. Es la versión natural del champiñón que podemos comprar en cualquier supermercado. Es de sombrero de color blanco, por abajo posee un color que va cambiando durante su desarrollo pasando del rosa más claro hasta un marrón oscuro en su madurez. En su pie, se puede observar su anilla de crecimiento que rodea todo el tronco desde la base.

Otro tipo de seta del campo es el porro, seta calabaza, hongo blanco o simplemente hongo. Son muchos y muy diversos los nombres que recibe el boletus edulis. Esta seta comestible es altamente apreciada por los grandes chefs, debido a su textura y sabor. Un sabor muy intenso, que proporciona un toque especial a cualquier guiso.

Para terminar nuestra pequeña pero selecta lista de las setas y hongos más básicas de la recolecta, encontramos la seta de cardo que es, junto con el rebollón, la seta más típica y fácil de encontrar. Es de color marrón claro en su parte superior o sombrero y blanquecino en su pie. La seta de cardo obtiene su nombre debido a que suele encontrarse cerca del cardo corredor, una planta herbácea cubierta de espinas. La seta de cardo es muy reconocida por su gran sabor.
IMG-20141009-WA0009

IMG-20141009-WA0010

IMG-20141009-WA0011

IMG-20141012-WA0007

Hábitat del rebollón

Hábitat del rebollón

IMG-20141012-WA0010

IMG-20141012-WA0011

IMG-20141012-WA0012

Rebollones recolectados en su típica cesta de mimbre

Rebollones recolectados en su típica cesta de mimbre

Hay que tener mucha precaución con determinados tipos de setas que no son aptos para su consumo.

Setas nocivas

Setas nocivas

Setas nocivas

Setas nocivas

Anuncios